La poeta vacaciona

15/09/2009

No en todos los países se dice así, vacacionar, pero en todos se hace más o menos lo mismo cuando se trata de eso. La condición necesaria es que el paisaje ayude. ¿Ayude a qué? Ayude a organizar los actos según un argumento de ocio, de contemplación, a veces de exceso aunque siempre controlado.

Es difícil describir la calidad del silencio de este poemario. No es el silencio del poeta frente a la belleza o alguna experiencia de tipo metafísico, tampoco es el silencio frente al paisaje minúsculo o la inmensidad natural. Vendría ser el silencio femenino frente a un mundo que, silvestre o inventado, transcurre por su cuenta. La fragilidad que se aloja en la protesta callada, en el desinterés y en la resignación frente a ese mundo.

En ese sentimiento de plegamiento y resistencia pasiva uno encuentra la explicación del título: la paciencia no es solo la vida sosegada en el mar o en las sierras, sino la pasividad emocional o hasta el abandono mental convertidos en modelos de vacacionar.

En el mar o en las montañas bajas el tiempo es elástico y alcanza para todo. Es una rumiadera de acciones que bordean el tedio contemplativo, y allí reside lo bueno: entregarse a la ficción de un tiempo interminable, o más bien infinitamente divisible, a la lentitud. Es lo que permite la arquitectura de la observación minuciosa y reiterada: otros dones de la paciencia. Por ello es innecesario describir los lugares por su nombre. El lector se entera que se trata de una península, de algunas playas y paradas; y de unas sierras arboladas cruzadas por arroyos escondidos.

En esos escenarios las acciones que los poemas describen son breves contratiempos domésticos o físicos (el cansancio, la comida, la ropa mal lavada, la ubicación de unos muebles), siempre medio obsesivos pero nunca esencialmente problemáticos. Son entradas de una belleza inmediata y expuesta, que no busca impactar ni trascender más allá de ese tono de diario personal que tiene casi cada uno de los poemas; o también pueden ser observaciones o reflexiones sobre la naturaleza sin ansias de generalización.

A todo esto, Murmurante acota algo sobre el tenue deslizamiento producido en García Carril Liliana. No alude obviamente a la aparición del apellido Carril en algún intervalo entre títulos del pasado, sino a la simplificación extrema de sus versos respecto del libro previo, La mujer de al lado. Una suerte de estilización radical, porque tanto las estructuras como el nivel léxico, la naturaleza de las acciones y la densidad conceptual de lo escrito, se han tornado más sencillos, menos estridentes, como si la autora hubiera encontrado la fórmula secreta de combinar belleza y simplicidad.

Uno podría decir: poemario selectivo de la intimidad, porque a fuerza de describir en versos la repetida paciencia del arte de vacacionar, se induce en el lector la pregunta acerca de los momentos no descriptos pero infaltables. No me refiero a cosas que pueden denominarse inconvenientes, o no solamente a ellas, sino al mundo en general, a la vida previa y posterior a las vacaciones que siempre se cuela en ellas, ya sea como anhelo de normalidad o como pesadilla, y sus infinitas variantes.

Pego acá un poema de García Carril que se explica y explica todo por sí mismo. Deberían ser varios dada la múltiple variedad de matices, aunque va este solo por ahora. (En un principio seleccioné el bello “Tengo que apurarme a describir la niebla…”, pero ahora advierto que está puesto en la página de la editorial (http://www.bajolaluna.com/). Entonces va otro:

.

________________________

Una isla frente a la península

es la obsesión de estos días

.

no sabemos si hay que cruzar

ni a qué hora del día

llegar en bote

ir nadando de noche

tomarla por asalto

o ir con todo el mundo

en la excursión de las diez

.

lo que no sabemos es desembarcar

como quien dice hasta que aclare

hasta que el resentimiento de la ola

se convierta en pura espuma

.

tampoco sabemos si la isla está desierta

___________________________

.

Liliana García Carril: La paciencia, Bajo la luna, Buenos Aires, 2009, 74 páginas.

__

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: